Día 1. Barcelona-Split-Zadar

Y por fin llegó el día de conocer la parte croata de Dalmacia. Nos vamos desde Barcelona directamente al aeropuerto de Split, esta vez con Vueling. Una vez lleguemos al aeropuerto internacional de Split, tenemos reservado el alquiler de un coche, en Sixt, con el que vamos a realizar la ruta de 14 días por Croacia. Y nuestra primera parada será la ciudad de Zadar.

Para variar, nos despertamos y aún nos faltaba hacer parte del equipaje. Dónde está el baúl de la Piquer? No me cabe naaaaaa.

Equipaje hecho, nos vamos al aeropuerto de Josep Tarradellas de Barcelona a tomar el vuelo dirección Split, Croacia.

Tras dos horas de vuelo y habiendo pasado por Italia, empezamos a divisar islas.

El Mar Adriático a nuestros pies con el cielo azul, empezaba a darnos una idea del paisaje que veremos a menudo estos dias. Además hay que decir que Croacia tiene en su mar cientos de islas. Imposible recorrerlas todas.

Ya en el aeropuerto de Split y con las maletas recogidas nos dirigimos a la zona de Rent a Car. Allí están todas las compañías y fuimos a recoger el coche que habíamos reservado con Sixt. Y así emprendimos carretera hacia Zadar.

Por el camino y con el sol de cara, vimos el atardecer y llegábamos a Zadar casi anocheciendo. Recorrido en casi dos horas. Nosotros nos alojamos en Villa Plat en Kozino, al norte de Zadar siguiendo por la rivera del mar. Zona muy tranquila donde podrás encontrar hotelitos y apartamentos sin haber una gran masificación de gente. El Villa Plat se encuentra a 15 minutos escasos del centro de Zadar. Es mejor alojarse por aquí donde no hay problema con el aparcamiento y desplazarte en un momento a Zadar para visitarla. En cuanto dejamos las cosas en el hotel nos fuimos a Zadar para ver su centro histórico aunque fuera de noche y ya cenar algo.

Tras callejear un poco, decidimos cenar en un pequeño restaurante en una callejuela. Cenamos algo de ensalada y pulpo a la parrilla junto con unos calamares también a la parrilla. Todo estaba delicioso.

Que ver en Zadar.

Zadar es una ciudad amurallada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Lo más importante que ver está en el interior de esas murallas, donde podrás encontrar entre calles empedradas, iglesias, plazas y edificios antiguos que recuerdan a unos años pasados, cuando la guerra de los Balcanes, dejó huella para siempre.

Pero también hoy en día es un lugar con mucha vida. Los restaurantes y tiendas abiertos hasta las 11 de la noche por lo menos. Acabamos de cenar y nos fuimos a ver algunas de las puertas de entrada a la ciudad amurallada y más cosas.

Pero nos quedamos con ganas de ver el centro de Zadar por el día, así que esperaremos para ver el atardecer al día siguiente, ya que dicen que es de los mejores atardeceres del mundo. Alfred Hitchcock lo dijo seguro. Y no es cualquier cosa. Así que mañana lo iremos a comprobar.

Día 2