Día 4. Parque Nacional de Los Lagos de Plitvice

El Parque Nacional de Los Lagos de Plitvice, (Plitvička Jezera) , se encuentran en la región de Lika, en el centro de Croacia. Desde 1979 es Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Está considerado uno de los parque nacionales más bonitos de Europa. Es un conjunto de lagos, cascadas, riachuelos y todo entre una densa vegetación de bosques de hayas, y matorrales.

Destaca por el color azul turquesa de sus aguas, debido al paisaje rocoso kárstico que prevalece en esta zona. Es toda esta roca caliza que provoca ese color turquesa tan acuciado.

El Parque Nacional de Los Lagos de Plitvice consta de unos 20 lagos, conectados entre si, por unas pasarelas hechas de madera, que pasan por todo el parque, no rompiendo la belleza del mismo.

Posee más de 90 cascadas y habita una fauna muy variada de aves, y mamíferos de la talla de osos pardos europeos y linces. Aunque no hemos visto ninguno, entre otras cosas debe ser por la inmensa cantidad de gente que pasa a diario por aquí.

Además de patos, también hemos visto varias musarañas. Pequeños roedores que viven en el parque y que tanto nos ha costado fotografiar.

Los Lagos de Plitvice se dividen en dos zonas. Lagos superiores y los inferiores.

Los Lagos inferiores lo forman 4 lagos, en los que el agua es del azul turquesa vivo, y se rodean de matorrales junto a un paisaje más rocoso.

Los Lagos superiores está compuesto por los 12 lagos restantes y son de agua completamente transparentes, y rodeados de los bosques de hayas.

Mejor época para visitar el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

El Parque Nacional de Los Lagos de Plitvice, se puede visitar durante todo el año. Nosotros lo hemos visitado en Septiembre. Pero mi recomendación es que en octubre noviembre es la mejor época para verlo, pues los bosques de hayas cambian de color en el otoño y pueden dar una imágen extraordinariamente preciosa. En primavera quizás haya más caudal de agua por lo que eso haría que también se viese en condiciones óptimas. En verano puede hacer un calor asfixiante y te dará rabia no poderte meter en el agua, pues está totalmente prohibido.

Tickets y horario

El horario en temporada alta (verano) es de 8 de la mañana a 19 de la tarde.

Se puede reservar la entrada por internet o comprarla en la taquilla el mismo día. Lo más normal para llegar hasta aquí es en coche o en visita guiada con bus. Nosotros hemos venido en coche. Para acceder al parque, hay dos entradas. La 1 y la 2. Hemos aparcado en la entrada 1, pero nos han dicho que hasta las 11 de la mañana no nos podían vender ningún ticket. Si queríamos entrar a las 9 deberíamos hacerlo por la entrada 2. Así que hemos sacado el coche que no nos ha costado nada, por el poco rato que hemos estado, y nos hemos ido a la entrada 2. Allí no hemos tenido problema para sacar entrada. Hay dos tarifas distintas. La de un día y la de dos. La de un día cuesta a día de hoy, 2019, 250 kunas. La de dos días 350. A parte tendrás que pagar el parking, que vale como 10 kunas la hora, 1,3 euros. No había nada de cola y hemos comprado la entrada en nada. Una vez comprada, hemos ido al puesto de información para preguntar qué hacer. Una chica muy agradable, nos ha dicho que si queremos verlo entero, tenemos que tomar la ruta H. Más o menos es de 6 horas caminando con paradas y todo. Si quieres comer algo dentro, puedes hacerlo, pues dispone de una zona donde comer y beber algo junto a un montón de mesas con bancos de madera, para que hagas una pausa.

Recorrido de la Ruta H

Una vez accedes con el ticket deberás tomar un bus-tren que te llevará al inicio de la ruta H. Así que eso hemos hecho, y empiezas a ver la primera zona de los lagos superiores. El camino es fácil. Solo tienes que llevar cuidado por las pasarelas de madera, pues caben dos personas y poco más. Así que si te vas parando para hacer fotos, hazlo a un lado. En las cascadas más imponentes, suele haber algún balconcillo para que te hagas la foto de rigor.

Tras una hora y media de recorrido o algo más, nos hemos encontrado con dos chicas super simpáticas, Yara y Noemí. Así que nos hemos puesto a charlar con ellas, de viajes y demás, y hemos congeniado bastante. Tanto que ya no nos hemos separado en el resto de la visita. Un ratito más andando y se llega a un pequeño embarcadero donde una embarcación eléctrica, te cruza el lago Kozjak, en el centro del parque, para llegar a la zona de descanso.

El trayecto es de unos diez o quince minutos y llegas a la zona de descanso donde puedes comer y beber lo que quieras, y sentarte para descansar un poco.

A continuación seguimos ruta con nuestras nuevas amigas, para llegar a los lagos inferiores.

Sigues caminando por las pasarelas de madera hasta un punto donde se encuentran unas cuevas. Y como no nos queríamos perder nada, hemos subido por unas cuantas escaleras hasta las cuevas.

De vuelta a la ruta H, sigues caminando hasta llegar al punto donde están los miradores desde dónde mejor se ven los lagos inferiores.

Además de ver la cascada más larga de todo el parque.

Y así, entre muchas risas y muy buen rollito hemos llegado al punto donde se da por acabada la ruta, teniendo que coger el bus-tren de nuevo que te lleva a la salida.

Nos hemos despedido de nuestras amigas, casi con pena, pues seguíamos rutas diferentes, pero con ganas de vernos una próxima vez.

Hemos cogido el coche y vuelta a Rukovika para llegar a nuestro hotelito, donde me he pegado un baño en la piscina para relajarme. Y vaya que lo he hecho. El agua de la ducha estaba fría, pero la de la piscina….dios!!!!! Qué fría qué fría!!!!!! Casi me da un espasmo!

Poco más tarde a cenar cerca del pueblo y a dormir. Nos acostamos con el buen rollito de día que hemos tenido y eso que nos llevamos.

Día 3 / Día 5