Día 5. Monument Valley-Page-Antelope Canyon-The Horseshoe Bend – Lago Powell – Page

Despertamos de noche, para ver el amanecer y recorrer de nuevo la carretera que bordea Monument Valley. Tras un desayuno muy bueno en nuestro hotel, seguimos hasta el Forrest Gump point. Conocido por la película de Tom Hanks y que ha disparado la popularidad de Monument Valley en su conjunto.

Aprovechamos para hacer alguna foto más de la zona y directos a Page.

Teníamos reserva en Holiday Inn Express Hotels Page. Un hotelito bastante bien, aunque solo íbamos a estar una noche. Dejamos nuestro equipaje y nos fuimos al punto donde nos recogían para ver Antelope Canyon.

Habíamos hecho la reserva para poder ver Antelope Canyon unos cuantos días antes. Es necesario hacerla para poder verlo. A la hora de reservarlo has de decir a qué hora quieres verlo. Y una hora antes, te recogen en una tienda de navajos y te llevan allí. Te incluyen el recorrido y un guía que te explicará en inglés todo lo relacionado con este cañón tan particular y escondido. En esta zona viven muchos descendientes de los indios navajos. Y son los encargados de administrar muchos territorios de Arizona. Así que si quieres hablar con indios Navajos has de hacer esta excursión si o si.

Y ya llegó el momento de salir en unos jeeps para unos cuantos pasajeros destino Antelope Canyon.

En el punto de recogida verás que la gente compra unos tipo fundas para tapar la cámara fotográfica. O por lo menos cubrirla en parte. Por qué? Pues muy sencillo. En la gruta que vas a entrar y para crear unos efectos con la luz, vas a tener un montón de polvo y arena en suspensión y eso es perjudicial para la cámara. Lo digo por propia experiencia, pues a mí se me estropeó un objetivo, debido al polvo. Uno que es muy chulo, y no compró la funda de plástico. Así que ahí queda esa importante recomendación.

Y en unos 15 minutos por fin llegamos a la entrada de Antelope Canyon. Lo que íbamos a ver es un foto que seguro muchos habéis visto de salvapantallas en los ordenadores.

Nos quedamos sin palabras y alguna lágrima derramada por tanta emoción y belleza. Para crear esta foto, es necesario que haga sol, sobre mediodía es más fácil que los rayos penetren desde arriba y el maravilloso polvo que tira el guía para poder hacer una foto fantástica, tipo la que tenéis aquí.

Si eres un experto fotógrafo, que sepas que hay unos horarios de visita expresamente para entendidos. Hacen el mismo recorrido pero quizás estén un poco más de tiempo para sacar cientos de fotografías. Infórmate a la hora de hacer la reserva. Pero la gruta continua para poder ver las formaciones rocosas del interior de la montaña. Y así nos encontramos con espacios que parecen de otro planeta.

Contrastes de luz y color impresionantes.

Es como ver una catedral interior que nos ofrece la madre naturaleza. Descubierta por los Navajos el siglo pasado.

Hasta pudimos ver gracias a la explicación del guía un agujero con forma de corazón invertido. Lo puedes ver?

Realmente, hasta que no lo ves, no puedes hacerte a la idea. Y no te preocupes si no puedes hacerte una foto. El guía, amablemente te sacará una foto en un lugar donde solo saldrás tú, sin gente alrededor.

Y así tras unos 45 minutos llegamos a la salida con la impresión de haber visto uno de los paisajes más increíbles del mundo.

Comimos algo en un centro comercial, próximo a Page, y decidimos seguir recorrido para ver The Horseshoe.

The Horseshoe Bend es una formación geológica de un cañón con forma de herradura, de ahí su nombre. El río Colorado dibuja esa forma al paso por esta zona. Desde el parking hay unos 15 minutos hasta llegar al mirador. Tiene una altura vertiginosa, y no hay vallas ni nada donde agarrarse, así que tomad mucha precaución a la hora de hacer fotos. La vista es espectacular. Y lo podrás ver desde diferentes puntos y ángulos.

El Colorado forma un meandro perfecto

Al salir, nos dirigimos hacia la presa del Lago Powell que está muy cerca de la salida de Page.

Ésta, a diferencia de la presa Hoover, no se puede caminar sobre ella. Así que nos conformamos con verla. No tiene nada de especial, pero justo desde allí, sale una carretera que nos lleva al lago Powell, desde el cual se ven unas vistas espectaculares de formaciones rocosas y agua. Se pueden hacer actividades si vas con tiempo. Nosotros no lo hicimos así que nos conformamos con ver un bonito paisaje.

Y asi, a media tarde nos fuimos al hotel a descansar para luego buscar algún sitio en Page, para cenar. Cuando salimos buscamos un restaurante que nos diera buena impresión, porque la ciudad de Page en sí, no tiene nada de especial. Encontramos uno cerquita del hotel y cenamos muy bien. Pero no recuerdo el nombre. Tan solo recuerdo que la camarera fue muy amable.

Día 4 / Día 6