L’ Ametlla de Mar

L,Ametlla de Mar, es una población al sur de Tarragona, dedicada casi al turismo. El pueblo en sí, pesquero en sus inicios, pero ahora reconvertido en un pueblo donde pasear y poder comer algo. El puerto es pequeñito y su centro también es menudo y parece que no haya conservado nada antiguo para ver. Pero hay que reconocer que en sus alrededores hay unas calas muy bonitas, a las que se puede acceder por un camino de ronda.

Empezaremos por la playa Torrent del Pi, está muy cerca de la urbanización las tres calas y es una playita de piedras, naturista en su mayor parte, aunque en verano se llegan a mezclar sin problema. Es una playa muy tranquila, al final de un camino donde podemos ver un pequeño estanque con vida propia.

Muy cerca de allí, y si continúas el camino de ronda puedes observar y llegar a pequeñas calas, algunas de difícil acceso pero de una belleza impresionante.

Continuando por el camino de ronda, llegamos a una playita de guijarros y arena muy familiar por su cercanía a otra urbanización. Se trata de la Playa Xelin.

No está demasiado masificada pero suele haber mucho niño. Ponte escarpines y disfruta del baño. Por la tarde suele tener sombras, así que es ideal para hacer una siesta.

Si decides ir a comer, te recomiendo que vayas al mismo pueblo de L, Ametlla de Mar. No hay muchos chiringuitos en la zona, así que mejor ir al pueblo donde la oferta es más extensa. Tienes parking a la entrada del pueblo, gratuito, a cinco minutos del centro del pueblo.

El restaurante La Cuadra, especialidad en comida mediterránea, es de los primeros sitios que te encuentras. Es bastante correcto y buenos precios. Otros restaurantes donde puedes comer los situamos en el mismo puerto. El Bocana es perfecto aunque algo caluroso y ruidoso. El Oh Mar es otro restaurante conocido en la zona del puerto.

También puedes dar una vuelta por la zona del Estany, donde encontrarás una playita y un camino para ver una zona más acantilada pero preciosa. Y la playa Santa Jordi es otro lugar muy familiar donde familias con niños disfrutan mucho.

Déjate caer por aquí, sobre todo en verano, para disfrutar de sus calas y buena comida. Así como hacer submarinismo, ya que muchos centros donde podrás recibir clases, en caso de principiantes, o disfrutar por libre. No te aburrirás!