NEPAL

Nepal es ese pequeño país, en las faldas del Himalaya, y envuelto entre ríos, lagos, templos y las montañas más altas del planeta. Un país pobre pero rico en cultura, lenguas y tradiciones, que no deja indiferente a nadie. Paisajes únicos que hacen de este país, una pequeña joya a explorar. Ciudades patrimonio mundial de la Humanidad, trekkings por el Himalaya, hinduistas por todas partes y sobre todo una amabilidad de sus gentes capaces de enamorar a todo aquel que lo visita. Más de ochenta lenguas que hacen que ni entre ellos se entiendan, pero que a la vez le dan esa riqueza cultural.

Hace ya unos cuantos años que estuvimos, y aún tenemos ganas de volver. En diez días se puede ver sitios preciosos y vivir sensaciones únicas en estas tierras nepalíes. Visitamos pequeñas ciudades Patrimonio Mundial de la Humanidad, como Bhaktapur y Patán; nos perdimos por callejuelas del mismísimo Katmandú. Volamos con Buddha Air, y aún veíamos el Himalaya mucho más alto. Navegamos por el lago Phewa en Pokhara y nos relajamos haciendo safaris en el Parque Nacional de Chitwan. Y vivimos de primera mano el estado pésimo de las carreteras del país, disfrutando de todo lo que veíamos, que resultó ser toda una experiencia.

Nepal, fue y seguirá siendo a pesar del terremoto del 2015, un país precioso donde todo es increíble y maravilloso.